Descanso de Verano

Por qué los niños necesitan vacaciones
Leer artículo
¡Las vacaciones de verano están a punto de comenzar! Según el diccionario, irse de vacaciones es cuando una persona se relaja y disfruta lejos de casa. Los adultos utilizan su tiempo libre para relajarse del trabajo y cargar pilas. Sin embargo, los niños también necesitan vacaciones para descansar y desarrollarse.

Las rutinas diarias de los niños también son estresantes

En muchos países, los niños hasta una cierta edad no trabajan regularmente. Sin embargo, también necesitan vacaciones en intervalos regulares. La guardería y el colegio también son trabajo, después de todo. En ambas instalaciones, los niños tienen que mantener citas, ceñirse a unas reglas, concentrarse y mejorar. Tienen que comprometerse durante las interacciones sociales, a veces tienen que ceder y otras hacerse valer.

Además, existe un permanente ruido de fondo. Hay un nivel de sonido medio de 65 decibelios en las clases. La contaminación acústica se considera que comienza en los 55 decibelios. El ruido deja huellas físicas y psicológicas incluso en niños con buena audición. Su rendimiento disminuye al aumentar el nivel de ruido. Los niños con pérdida auditiva todavía se ven más afectados. No solo deben soportar el ruido continuo, sino que tienen más dificultad para filtrar información acústica importante del bullicio.

El estrés durante un periodo amplio impacta negativamente en la salud de todos los niños. Algunos niños se quejan de dolor de estómago o de cabeza, y otros tienen dificultad para concentrarse o se quedan dormidos. Mientras que algunos padecen de falta de apetito o falta de ánimo, otros reaccionan al estrés con irritación.

Cuántas vacaciones necesita un niño?

Por ello, las vacaciones son una parte integral de la vida escolar en todo el mundo, aunque la duración de los descansos en verano varía considerablemente. Algunos cantones suizos solo conceden tres semanas, mientras que los niños italianos disfrutan de tres meses de descanso. En Alemania y Reino Unido, las vacaciones de verano duran de seis a siete semanas, en los EEUU de ocho a doceun semanas.

No existe una reglamentación uniforme para las guarderías en varios países, y el tiempo de cierre de las instalaciones difiere. Si el tiempo de cierre es de solo una semana, los padres deberán dejar a sus hijos en casa o llevarlos de vacaciones por un periodo más largo. Sin embargo, muchos optan por llevarlos a la guardería sin un descanso, lo que supone una desventaja para los niños. Con el comienzo de cada verano, los profesores, los doctores y los ministros de educación aconsejan a los padres que permitan que sus hijos tengan tiempo libre de la guardería.

Las vacaciones en familia son una parte esencial del descanso en verano. Hasta ahora, la ciencia no ha sido capaz de establecer cuánto tiempo de descanso se debería tomar en la vida diaria. Unas vacaciones más largas ofrecen más tiempo para desconectar. Sin embargo, incluso un viaje corto despierta a los espíritus y revitaliza. Aunque está claro que el efecto de recuperación desaparece después de las primeras “fases de estrés”, algunos investigadores recomiendan planear algunas vacaciones cortas durante el año.

En 2012, se publicó una aportación en el Journal of Happiness Studies, que indicaba un periodo mínimo de vacaciones. El equipo liderado por la Dra. Jessica de Bloom, científica de la Universidad Finlandesa de Tampere descubrió que el bienestar de los veraneantes llegaba al máximo en el octavo día. Aunque no descendía necesariamente después, tampoco aumentaba. La conclusión podría ser: Unas vacaciones deberían durar al menos ocho días para ser regenerativas.

Las vacaciones, el mejor momento del año

¿Qué es exactamente esta sensación mágica de vacaciones y qué efecto tiene en los niños? Un factor importante es la cantidad de tiempo aparentemente interminable que pueden pasar los niños con sus padres y familiares. En el mejor de los casos, recibirán toda la atención durante unas vacaciones juntos. El sentimiento de sentir que se les hace caso y la certeza de que la familia disfruta pasando tiempo juntos fortalece significativamente la autoestima del niño y la relación padre-hijo.

El psicólogo británico Oliver James está interesado en los efectos a largo plazo de las vacaciones familiares. Según él, los niños en vacaciones disfrutan sobre todo de la oportunidad de participar en juegos con los miembros de su familia durante un largo periodo de tiempo. Subraya cuánto valoran los niños compartir las vacaciones, no solo en ese momento, sino más adelante. Un estudio realizado por la British Family Holiday Association del 2015 confirma esta teoría: el 49 por ciento de los participantes del estudio identificaron el recuerdo de unas vacaciones familiares, y un cuarto comentó que utilizaban estos recuerdos para ayudarles a superar momentos difíciles.

El cerebro no está de vacaciones

Además de pasar tiempo con la familia, el tiempo libre durante las vacaciones de verano es fundamental para la salud del niño, el bienestar y desarrollo. No hay deberes, no hay citas, los niños pierden la noción del tiempo. Incluso quizás se aburran ¡Esperemos! Nada nos ofrece una oportunidad igual de auto determinación y creatividad como el aburrimiento. Como afirmaba el filósofo Friedrich Nietzsche: “Para el pensador y para todos los espíritus inventivos, el aburrimiento es la desagradable ‘calma’ del alma que precede al viaje feliz y a las brisas danzantes.”

Jugar y buscar

Aunque los descansos son esenciales para los niños para procesar lo que han aprendido y para disfrutar de tiempo libre de tareas y faenas, vacaciones no quiere decir estancamiento. El cerebro de un niño se desarrolla incluso durante las vacaciones familiares, como vívidamente explica la Dra. Margot Sunderland, psicóloga infantil, en un artículo para el periódico The Telegraph.

Durante unas vacaciones familiares, se activan dos sistemas en el área cerebral límbica: el sistema de juego y el sistema de búsqueda , identificado por el Dr. Jaak Panksepp. El primero reacciona a las experiencias sensuales como la sensación de la arena entre los dedos de los pies o el sonido de la naturaleza. El último se ejercita mientras se explora el nuevo entorno. Una vez que ambos sistemas están activados, el cerebro libera hormonas de la felicidad como la oxitocina y la dopamina. Estas sustancias bajan el nivel de estrés y promueven el bienestar. Los sistemas de juego y búsqueda se comportan de manera similar a los músculos: cuanto más se ejercitan de manera regular e intensa, más rápido se vuelve en hábito el comportamiento subyacente, y las emociones y habilidades resultantes se vuelven una parte integral de la personalidad.

Aprendiendo sin presión para mejorar

Mientras estamos de vacaciones, los niños aprenden automáticamente, siempre que tengan la oportunidad de jugar en un entorno enriquecido y satisfaciendo su curiosidad natural. Sin embargo, bajo determinadas condiciones, también puede tener sentido reservar bloques de tiempo para aprendizajes orientados a objetivos durante las vacaciones de verano. Por supuesto, la mejor razón es si un niño quiere trabajar en algo que sea por su propia voluntad. Es posible que sea necesario ponerse al día, por ejemplo, si los niños se han perdido material de temas relevantes durante el confinamiento del Corona. No existe ninguna razón para que los niños dejen de aprender durante las vacaciones, pero si lo hacen, deberíamos hacerlo con un enfoque más creativo y no presionarles para llevarlo a cabo. De todas maneras, los padres deberían asegurarse que, al menos la mitad de las vacaciones, tienen que permanecer libres para que los niños tengan suficiente tiempo para pasar con sus familias y actividades de ocio.

¡No olvide el entrenamiento auditivo!

Tan fundamental como la relajación y las nuevas experiencias durante las vacaciones de verano son: Los niños con un implante coclear deberían continuar su entrenamiento auditivo durante su tiempo libre. Solo el ejercicio regular ayuda a mejorar la audición. Mientras que los adultos necesitan un máximo de veinte meses como media, el entrenamiento de los bebés y niños pequeños puede llevar unos pocos años. Un descanso de varias semanas no solo pararía el progreso sino que también bajaría el nivel en su desarrollo auditivo.

Sin embargo, el entrenamiento auditivo no tiene que ser una tarea, ¡puede ser muy divertido! La alegría de aprender es fundamental para el éxito en la rehabilitación. Es por eso que MED-EL proporciona numerosos materiales que los padres pueden usar para enseñar a sus niños a disfrutar escuchando y hablando. La mayoría de los ejercicios está disponible para descarga y se pueden llevar de vacaciones. Hay una lista para viajar con un implante coclear también, así que no se tiene que olvidar de nada importante. Lo que queda por decir ahora es solo: ¡Qué tengan unas buenas vacaciones!

Article The History of Hearing Implants How MED-EL’s founders Ingeborg and Erwin Hochmair beat the odds
Report You’ve Got a Friend Why giving and receiving support helps us lead healthy and happy lives
Article Let the Music Play Music is a powerful tool in helping us access emotions and memories

¿Por qué Explore Life?

Contenido emocionante

Te ofrecemos un amplio abanico de contenidos sobre temas específicos relacionados con la audición. Sumérgete en colecciones temáticas de artículos, entrevistas, videos y más.

Explora nuestros artículos

Experiencia

Aprovecha el conocimiento fruto de la experiencia. Explore Life se basa en 40 años de experiencia en audición y temas relacionados, con el apoyo de MED-EL, el fabricante líder en soluciones (implantables) para la audición.

Ver más